Esta sanción es producida en planos de consciencia superiores, en otras dimensiones, sanando las densidades de Chi perverso en cada plano de consciencia o chacra, y llegando a tener un encuentro consciente con el PAMAR, la Fuente primordial del SER. El paciente es acompañado por una guía, colaboradora terapeuta, para controlarle y darle en cualquier espacio, protegiendo cualquier energía no beneficiosa para la sanación.